La importancia de una superficie de hielo debidamente mantenida

Author:
Ice World
Date:
12 October 2018
Compartir:

La importancia de una superficie de hielo debidamente mantenida

El mantenimiento de una pista de hielo es más importante de lo que uno piensa. Supone diversas tareas, no solo con el fin de garantizar la diversión y la seguridad, sino también para alcanzar el consumo energético más eficiente. Por eso, hemos elaborado una lista de las principales tareas para el buen mantenimiento de una superficie de hielo.

 

Espesor del hielo

Las pistas de hielo de Ice-World deben tener un espesor de 7 a 8 cm. Si la pista es más fina, existe el riesgo de que los patinadores causen fugas al pasar sobre las tuberías. Si el hielo es más grueso, baja la calidad de la superficie de hielo y sube la factura energética. También tomará más tiempo descongelar la pista después de su período de explotación.
Cuanto más hielo haya, más energía se necesitará para mantener el hielo refrigerado pero también para derretirlo al final. En una pista de hielo pequeña es posible mantener fino el hielo con una pala de nieve y añadir eventualmente una capa de hielo con una manguera de incendio. En una pista de hielo grande se recurre a maquinaria automática.

 

La superficie de hielo

La capa superior de la pista de hielo debe ser lisa y no puede presentar grietas para evitar caídas. En una pista de hielo recreativa a menudo se añade artificialmente una capa de escarcha de hielo a la pista. Esta capita de hielo aísla la pista y hace que retenga mejor el frío dado que la luz del sol es reflejada por la capa blanca. Esto puede reducir considerablemente la factura energética. Además, reduce las velocidades en la pista de hielo y las caídas son menos duras. Las pistas de hielo de Ice-World de hasta 600 m² resultan fáciles de mantener con la pala de nieve de Ice-World. Para las pistas más grandes es mejor recurrir a una quitanieves barredora o incluso a nuestra pulidora de hielo.

 

Mantenimiento del hielo

Para obtener el mejor resultado aconsejamos pasar al menos tres veces al día por la superficie. Una vez antes de la apertura diaria de la pista de hielo, una vez antes de empezar la noche y al menos una vez más mientras tanto.

Según el número de personas en la pista puede incluir un mantenimiento interino más. Empiece limpiando los bordes de la pista de hielo. Elimine toda la nieve acumulada debajo de la valla hasta que quede bien visible el hielo.

A continuación, limpie la parte central de la pista y evacúe la nieve a una zona no accesible al público. Después repare las grietas – – y moje la pista con una manguera de incendio conectada a un suministro de agua de 19 mm como mínimo. Vaya creando capas de hielo finas, especialmente en el caso de una pista de hielo al aire libre durante una helada.

 

Temperatura del hielo

En caso de una temperatura ambiente baja hay que prestar atención al rociarse el hielo. Pues el agua no solo se congela desde abajo sino también desde arriba por lo cual se producen desigualdades en la superficie de hielo. Se aconseja rociar el hielo mediante nebulización.

Una pista de hielo de Ice-World con bordes limpios bien lisos y un espesor de 7-8 cm resiste a la lluvia. El agua de la lluvia se evacuará automáticamente de la pista de hielo. Si los bordes están obstruidos por escarcha de hielo y empieza a llover, el agua de la lluvia no podrá evacuarse y la pista de hielo se hará más gruesa debido al agua de la lluvia estancada. En dicho caso, se gastará más energía para mantener la temperatura de la pista de hielo.

La temperatura del hielo es regulada por la máquina de refrigeración. Esta máquina se ajusta a una temperatura predeterminada, en gran parte en función de la temperatura ambiente. Durante el montaje de la pista de hielo el montador indicará cómo puede cambiarse el ajuste de la temperatura y cuándo es necesario cambiarlo. Podrá contactar en todo momento con Ice-World al respecto.

Contáctenos

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.